El papel del Euro en la crisis de la Unión Europea

Destacado

97262-european-financial-crisis-by-luojie-china-daily-china-515x292

En este breve post argumento que la crisis financiera desatada en Estados Unidos no es la causante de la crisis europea, sino el detonante.

La moneda única introducida una década atrás, y la falta de unión política y fiscal son los responsables de los profundos desequilibrios que nos han llevado a esta crisis desconocida, y en la que estamos sacrificando a pueblos enteros en nombre del Euro.

La crisis financiera originada en Estados Unidos en 2007, y después extendida por el mundo, ha arraigado en Europa de una manera inusualmente dramática y asimétrica.

Mientras que algunos países como Alemania, Holanda y Austria parece que han dejado atrás la crisis, el sur de Europa –o mejor dicho “la periferia”- parece que se hunde más y más sin que se encuentre solución eficaz. La austeridad ha hecho decrecer el PIB, ha generado millones de parados y ha disparado la desigualdad.

Una moneda única mal diseñada ha permitido que los países del sur se endeudaran a bajos tipos para hinchar una burbuja inmobiliaria negada obstinadamente hasta que pinchó. La moneda única volvió rápidamente poco competitivas las economías del sur, las cuales soportaron durante años una balanza comercial negativa a base de pedir prestado dinero barato a Alemania. Este país, que tenía excedentes de capital, los empleaba en financiar a sus clientes para que no dejaran de comprarle, aunque fuera a crédito.

Cuando la caída de Lehman Brothers provoca un tsunami financiero que recorre el mundo, los inversores entran en modo pánico y dejan de prestar a la economía productiva. La financiación se interrumpe bruscamente, y los desequilibrios acumulados durante una década de moneda única y tipos históricamente bajos salen a la superficie. Ahora toca PAGAR.

Las burbujas inmobiliarias en Irlanda y en España pinchan. En el resto de países también hay excesos inmobiliarios para purgar. Los bancos y cajas acumulan pérdidas enormes y la clase política casi al unísono nos hace creer que tienen ser rescatados con dinero público (eso ya no es así).

Esto supone que el endeudamiento privado se va traspasando mediante el mecanismo de “socialización de pérdidas” a endeudamiento público. Los acreedores aplauden este mecanismo que les garantiza el valor de sus activos, su patrimonio, su gran capital.

En consecuencia, hay que recortar gasto público, subir los impuestos y empezar a amortizar las deudas.

Pero para devolver el capital a los acreedores extranjeros hace falta primero dejar de pedir prestado, y segundo generar superávit comercial que genere el capital necesario para pagar. Tradicionalmente en España, la manera de corregir un déficit de balanza ha sido devaluar la moneda (1959, 1967, 1976, 1977, 1982, 1992, 1992 bis, 1993 y 1995), ya que la alternativa era mucho más dolorosa, y consistía en bajar los sueldos a los trabajadores ya fuera por decreto o ya fuera por “mecanismos de mercado”.

Estos mecanismos de mercado son ni más ni menos que la oferta y la demanda. Si no hay oferta de trabajo y sí mucha demanda, los trabajadores aceptarán trabajar por menos para competir con los otros trabajadores en paro. Este sistema opera con tanta más fuerza cuantos más parados hay, y cuantos menos derechos tienen estos (ya que un trabajador no está autorizado a rebajar sus derechos mínimos).

El diseño del euro que impide las devaluaciones competitivas que ahorran mucho sufrimiento a la población, y la ausencia de sistemas europeos comunes de garantías sociales, derechos laborales y fiscalidad, han desembocado en una crisis sin precedentes.

Es la concepción de la Unión Europea lo que hace aguas, pero ninguno de los históricos partidos mayoritarios está dispuesto a reconocer que se equivocaron profundamente en los años ochenta y noventa cuando se negoció el modelo europeo. Hemos tenido que esperar más de cinco años de crisis para que nuevos partidos sin la hipoteca del pasado denuncien que esta Unión Europea ha sido creada con un interés muy distinto al de la paz en Europa, que no es otro que el de crear un gran mercado para las grandes empresas y para el capital, en detrimento de los derechos de los ciudadanos.

Gabriel Asuar Coupé
desgobierno.es
20 de enero de 2015

Anuncios

¿Volveríamos al patrón oro si colapsara el petrodólar? (parte 1)

Destacado

Un repaso a la historia reciente de los sistema monetarios
parte i: sistemas MONETARIOS metálicos

sistema-monetario

Empezaré dando la respuesta breve para los impacientes: la vuelta a un patrón oro -basado esta vez en una moneda neutral como el Bancor- requeriría un acuerdo proactivo entre las primeras potencias y los países exportadores de petróleo (un nuevo Bretton Woods). A falta de dicho acuerdo, y ante la desconfianza en el dinero fiduciario, se exigiría el pago de las importaciones en metales preciosos (como en tiempos de guerra), lo que supondría la vuelta -de facto- al monometalismo o al bimetalismo.

En esta serie de tres artículos de temática apasionante voy a explicar los sistemas monetarios pincipales sobre los cuales se han desarrollado Occidente y sus colonias en los últimos siglos. El sistema monetario vigente en cada momento determina la forma de los intercambios comerciales internacionales, permite descifrar la geopolítica que subyace y entender los conflictos de la historia reciente.

Con frecuencia, el colapso de un sistema monetario lleva aparejado el declive de la potencia que se sustentaba en él. Controlar e imponer un sistema monetario puede retrasar el reconocimiento de un caída económica, pero se corre el riesgo de tener después un hundimiento mucho más brusco.

La crisis actual se suele calificar de “sistémica” sin que la ciudadanía comprenda  el alcance real del adjetivo. Todos lo entenderíamos mejor si dijéramos que es una “crisis del sistema monetario”, con todo lo que eso implica. El pánico que demuestran los bancos centrales tomando medidas inimaginables hace tan solo cinco años es prueba de ello.

En los próximos artículos explicaré de manera sencilla el funcionamiento y la historia reciente de los sistemas monetarios, empezando por los sistemas basados en la circulación de monedas acuñadas en metales preciosos.

Distinguiré tres categorías de sistemas monetarios, y dividiré los artículos en consecuencia:

  1. Los sistemas “metálicos” en donde circulan físicamente monedas acuñadas en metales preciosos (desde la edad media hasta la Primera Guerra Mundial),
  2. El patrón oro de papel moneda, en donde circulan billetes y monedas que no tienen valor intrínseco, pero sí que representan una cantidad fija de metal precioso que se puede canjear en el banco central emisor (desde 1944 hasta 1971),
  3. Y los sistemas fiduciarios, en donde los billetes y monedas no representan un bien tangible, y por tanto su utilidad está basada en la “fe” que se tenga en ellos y en la imposición legal (períodos bélicos y desde 1971 al presente).

Para quien siga leyendo, en esta primera parte trataré de los sistemas monetarios “metálicos”, con diferencia los más utilizados en la historia.

Sigue leyendo

Tirando del hilo (causas últimas de la crisis)

Destacado

En este artículo voy a tirar del hilo sucesivamente para destapar las causas últimas que nos han llevado a esta crisis. De este modo veremos que lo que está en juego no es ni más ni menos que la supremacía de parte del mundo sobre el resto, y esta crisis va a suponer un replanteamiento del equilibrio mundial.

1. COLAPSO FINANCIERO

Para el ojo inadvertido, esta crisis puede aparentar tener un origen financiero. El sistema bancario, gracias a unos tipos de interés increíblemente bajos de los bancos centrales y gracias a la desregulación financiera, han multiplicado sus beneficios exponencialmente al tiempo que generaban un esquema Ponzi de deuda que será imposible devolver. La crisis es el colapso de esta estafa piramidal, ya que la deuda no podrá crecer mucho más, a falta de lo cual no se podrán pagar los intereses ya comprometidos.

¿De verdad es tan sencilla de entender la crisis? Tiremos del hilo… ¿Por qué Occidente ha permitido que el sistema financiero acaparara semejante proporción de riqueza global, sustrayéndola del sistema productivo? Sigue leyendo

¿Cuanto tiempo nos queda dentro del Euro? Encuesta.

Publicación original y datos de la encuesta desde 24 de abril de 2012.

Reactivación del post el 17 de mayo de 2012 debido a los pánicos bancarios en Grecia y España.

Una pregunta insistente en este blog, y en muchos otros sitios, es cuánto tiempo le queda al Euro.

La respuesta es que le queda el tiempo que le queramos dar los ciudadanos. El día que tengamos miedo de salirnos del Euro y nos precipitemos a los bancos a sacar la pasta en metálico, ese día se habrá acabado, corralito mediante.

Así que aquí va esta encuesta nada profesional en la que quiero ver, y que veáis, cómo va evolucionando la percepción sobre el Euro entre los lectores de este blog. Algunos lectores son habituales, pero la mayoría son casuales y normalmente observarán con sorpresa la posibilidad del final del Euro.

Conforme pasen las semanas veremos cómo evolucionan las respuestas, y nos podremos hacer a la idea del tiempo que le queda a nuestra moneda.

Muchas gracias por participar, y que los resultados nos disfruten a todos.

Según pasen las semanas iré publicando en los comentarios la evolución temporal de las respuestas, ya que me temo que la tendencia será más pesimista respecto del Euro.

24 de abril de 2012
Gabriel Asuar Coupé
desgobierno.wordpress.com

Gráfica de los votos emitidos actualizada a 28 de septiembre de 2012:

2012/09/28: A medida que pasan los meses, y todavía no hemos salido del euro, la primera opción de la inminencia de salida o ruptura del euro debería descartarse, ya que la segunda opción nos remite al año que viene (2013). Pero ocurre todo lo contrario, cada vez se ve más probabilidad de que el euro se rompa este año, a pesar de que cada vez queda menos año por delante.

2012/05/21: Parece que las malas noticias de Grecia, la presencia de la palabra corralito en los medios de comunicación y de la salida masiva de depósitos de Bankia, los votantes de este foro están polarizándose respecto de la posibilidad de salirse o no de la Eurozona.

2012/05/31: Este foro ha recibido varias menciones de otros foros, con lo que una nueva remesa de lectores menos alarmistas han corregido la estadística. Se agradecen los pingbacks.

2012/06/14: Como no podía ser de otra manera, se empiezan a ver las orejas al lobo. Aún así, la alarma de los lectores crece de un modo muy pausado.

2012/06/27: Es llamativo el que cada vez menos personas piensan que España seguirá en el Euro. Lo que sigue sin aclararse es cuándo, aunque parece que el fin inminente pierde peso.

2012/07/24: Dadas las pocas visitas del blog debido a la falta de nuevas publicaciones, he esperado un mes para actualizar la gráfica (para tener un número representativo de votos). La evolución en el sentimiento continúa de forma lenta pero segura.

El día que abandonamos el Euro: manual de uso.

Destacado

¿Qué pasará el día que el gobierno se vea obligado a proclamar que España abandona el Euro? ¿Habrá corralito? ¿Nos cambiarán los ahorros a Nuevas Pesetas? ¿Qué pasará con mi hipoteca? ¿Y mi sueldo? ¿Y mi plan de pensiones? Sigue leyendo

¿Un sistema financiero demasiado grande para sobrevivir?

Llevamos oyendo la frase “demasiado grande para caer” sin parar desde hace 3 años. No por oírla mil veces va a ser verdad, o va a dejar de ser mentira. La propia frase esconde la mentira. Si se empieza por decir demasiado grande, está claro que tendrán que ser más pequeñas, y no seguir haciendo lo posible para que sean más grandes todavía. Todo lo que sube baja, o debería poder bajar si se lo ha buscado. Sigue leyendo